miércoles, 13 de junio de 2018

Reseña: La velocidad del entusiasmo - Alejandro Ferreiro


Título original: La velocidad del entusiasmo
Autor: Alejandro Ferreiro
Libro: 1/1
Precio: $40
Páginas: 225
Editorial: PRH
Sello: Literatura Random House
Encuadernación: rústica con solapas

SINOPSIS: Un cura manco fuma a escondidas, mientras piensa si los rituales cotidianos que ocupan sus días en la congregación tienen algún sentido.
En otro lado, alguien acelera y rebobina la película de su vida desde la cama de un hospital. Espera sin apuro. Más allá, un globo aerostático cargado se eleva por sobre una pregunta gigante: ¿qué es más arriesgado, irse o quedarse?

MI OPINIÓN:

Este libro me llamó mucho la atención cuando la editorial publicó en su Instagram algunos fragmentos del mismo. Esas frases se me hicieron profundas y de calidad, y con la buena experiencia que tengo con los libros nacionales, quise leerlo para descubrir a este también, y de paso sumar un libro para el desafío #UruguayosAlMundo de este año.
La verdad que no me decepcionó para nada, muy buen libro.

El libro está compuesto de tres historias diferentes,
El primer cuento se llama Algo que Flota. En este cuento nos situamos en un monasterio. Los curas alaban a Dios y cumplen sus tareas día a día. Bastarrica es nuestro protagonista, un cura que perdió una mano tras un accidente. Él empieza a cansarse y a aburrirse de hacer siempre lo mismo en ese lugar, y no quiere defraudar a sus creencias, por lo que se le dificulta mucho el actuar y esto lo vemos en sus pensamientos a lo largo del libro. Se enamora de una mujer llamada Camomille, y esto le da una nueva visión a su situación.
Por otro lado, alguien está haciendo sonar la campana en la noche. Todos los curas dicen que no son quienes hacen esto. El cuento empezó muy bien, había misterio y profundidad en las palabras. El final se me hizo un tanto extraño, esperaba un poco más, no comprendí todo lo que leí, pero me terminó gustando bastante.


El segundo se llama Repelús. Es un relato muy raro, y me encantó. Son recuerdos y pensamientos que tiene una persona en una cama de hospital. La persona está enferma y se pone a pensar en cosas de su vida, cosas que no llegó a completar o que quiso mejorar, va del presente al pasado en todo momento. Al comienzo se me hacía muy entreverado, hasta que avancé en el mismo y entendí algunas cosas. En todo el relato estamos sin saber cosas claves de la persona, no sabemos el sexo de la persona, ni su nombre nada de eso; sólo que está mal, y que esto le hace reflexionar. Creo que es bastante fuerte en algunas partes, son todo reflexiones por parte de esta persona, y uno reflexiona para sí mismo a la misma vez que lo lee. Me pareció muy original. 

El tercer y último cuento se llama como el título del libro; La velocidad del entusiasmo.
Es bastante rápido de leer y gustó mucho. Está compuesto de tres "Bocetos oculares en pactos" y ni idea de que significa eso exactamente, pero eso explica el formato de este último texto. En él hayamos varios bocetos, muy cortitos, de diferentes personajes, que cuentan cosas. Simplemente eso. Pero algunos son muy buenos, muy inteligentes y profundos. Algunos son super raros. Está escrito de una forma muy extraña, pero eso no le quita calidad. 

Antes de cerrar la reseña, comento que el libro engancha, te dan ganas de seguir leyendo. Esto me sorprendió, pensé que sería algo para leer cada ratitos libres, pero me tuvo entretenido en los trayectos de ómnibus de los últimos días. Te hace reflexionar  y disfrutar de leer.

En resumen, La velocidad del entusiasmo es un libro con una escritura muy extraña e inestable, donde pasamos de estar en algo totalmente real a algo de pura fantasía, a algo ficticio o real, dependiendo de como un quiera tomarlo. Se exploran las emociones de una forma que nunca había visto, por eso me gustó tanto el cómo está escrito. Una vez más la literatura uruguaya logra sorprenderme con su originalidad y talento en poner las palabras indicadas.
Lo recomiendo, vayan con la idea de que es un libro muy abierto y diferente y déjense sorprender. 



Les comparto esta nota de LaDiaria que me gustó, explica muy bien algunas cosas, está bueno el punto de vista que da; https://ladiaria.com.uy/articulo/2018/3/la-felicidad-en-la-indeterminacion/


*Muchas gracias a Penguin Random House por el ejemplar!

6 comentarios:

  1. Hola! La verdad es que me llama la atención por lo que contás de cómo está escrito y porque me gusta leer autores uruguayos, pero no soy muy de los relatos, me cuesta...

    Veré, veré.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Ay, no me convence el ultimo relato, es como decis... raro xD, pero el segundo y el primero, tienen toda mi atención. No sé si me animaría igual porque no sé si es mi momento para leerlo ahora, ando abrumada con la "vidah" y quiero cosas lindas pero... interesante... interesante...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Hola Diego! Leí un libro de ese autor, ahora no me acuerdo el título y la pereza y el frío me impiden levantarme para ir a la biblio a fijarme.
    Me acuerdo que no es una prosa fácil de leer pero a la vez te atrapa de una manera inexplicable.
    Desde que vi el libro tengo ganas de leerlo y ahora más.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Diego! Desde que salió el libro tengo ganas de leerlo. Ya había escuchado en la radio alguna reseña que hicieron de él y me dejó interesada y ahora con tu reseña más. Además quiero sumar escritores nacionales a mi biblioteca y este me resulta interesante. Un beso, nos leemos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Diego!
    Hace tiempo vengo esperando esta reseña, sinceramente sigo viendo esa portada y sigo pensando en un libro de autoayuda, pero como decís, la manera de escribir del autor termina por sorprender, para bien, al lector.
    Y sin dudas está bueno para poder descubrir algo más de algún autor uruguayo.
    ¡Un beso y un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Diego! Vi este libro en muchos lados pero la verdad es que no me llamó para nada la atención. Ni el título, ni la portada, ni la sinopsis xD Ahora que leo tu reseña pienso que a lo mejor podría darle una oportunidad en algún momento, pero definitivamente no está dentro de mis prioridades.
    ¡Beso! :)

    ResponderEliminar